Accidentes: No más oportunidades perdidas

En SEPROSS creemos que los accidentes, los detalles que han motivado su ocurrencia y muy especialmente los aprendizajes que de ellos se obtienen, deben ser difundidos para que todos podamos tomar buena nota, de manera que ya que han ocurrido, sirvan para tratar de evitar que otros similares se produzcan.

Como continuación a nuestro comunicado del 13/12/2017 en el que reclamamos la difusión por parte de las Administraciones Públicas competentes (ITSS y organismos autonómicos competentes) de las investigaciones de todos los accidentes graves y mortales que ocurren a diario, comunicado que puedes consultar a tu izquierda y que te puedes descargar, SEPROSS quiere poner su granito de arena en dicha difusión, recopilando aquellos accidentes de índole laboral que hemos identificado en los medios de comunicación, y si bien no disponemos de más información que la publicada, estamos convencidos que sólo de ella se derivan ya importantes aprendizajes que justifican su difusión.

SEPROSS, como ya han defendido importantes y contrastados profesionales de nuestro sector en el pasado, comparte que la difusión de los detalles de los accidentes, nos impactan, se quedan grabados en nuestra memoria, hacen que tomemos más en consideración lo ocurrido y nos impulsan a un cambio de actitud, mucho mayor que las simples y frías cifras estadísticas, las cuales se demuestran poco eficaces como transmisoras de aprendizajes útiles y directos.

Nuestro cerebro construye generalidades (modos de actuar) a partir de casos concretos (que le sirven de progresivo aprendizaje). Si le transmitimos generalidades sin casos concretos en que sustentarse, nuestra mente no toma en consideración de la misma manera la información recibida. El aprendizaje en base a la experiencia (aunque sea de otros) es mucho más sólido y permanente que el aprendizaje teórico que se sustenta exclusivamente en la confianza en lo transmitido, pero sin datos fehacientes que lo demuestren.

Del propio trabajo de recopilación hemos obtenido algunas conclusiones que queremos compartir:

  1. Las estadísticas oficiales no recogen todos los accidentes de índole laboral que ocurren, así:

    - Los accidentes de autónomos que no coticen por accidente laboral no se incluyen en los listados oficiales (cotización voluntaria que se estima que sólo 1 de cada 5 autónomos realizan).

    - Los accidentes mortales en que la muerte se produce trascurridas más de 72 horas después desde la ocurrencia del accidente, tampoco contabilizan como accidente mortal.

    - Los accidentes sufridos por extranjeros que no coticen en España tampoco se cuentan.

    - Los accidentes se contabilizan en la comunidad autónoma en que el trabajador cotiza a la Seguridad Social, no en la de ocurrencia del accidente. Así si un profesional sufre un accidente laboral en una comunidad autónoma distinta a la de cotización, el accidente contabiliza en el debe de la comunidad en la que cotiza y no en la de ocurrencia del accidente, lo cual no tiene mucho sentido en tanto que en muchos casos poco podrían haber hecho las autoridades de la comunidad en que el trabajador cotiza para evitar el accidente (tómese el ejemplo de los transportistas). Al no publicarse los accidentes, que se contabilice o no finalmente en la comunidad de cotización, es algo que no es fácil de comprobar, lo cual se constituye en un nuevo factor de incertidumbre respecto a los datos publicados.  
  2. Es de suponer por ello que una parte no desdeñable de los identificados por SEPROSS no estén incluidos en las cifras oficiales. De lo anterior se deduce que los accidentes realmente ocurridos en actividades de índole laboral son bastante más que los contabilizados oficialmente. 
  3. Resulta muy difícil identificar en los medios si algunos tipos de accidentes son o no de naturaleza laboral. Por ejemplo, los accidentes in itinere o en misión, suelen quedar camuflados en la mayoría de los casos como simples accidentes de tráfico, en los que es muy difícil saber si el fallecimiento es o no de naturaleza laboral. 
  4. Los accidentes recogidos por SEPROSS (aproximadamente 450 fallecidos frente a los 629 oficiales en 2016) podemos pensar que representan aproximadamente algo más del 50 % de los contabilizados, suponiendo que los identificados por SEPROSS incluyan accidentes no contabilizados (un 20% añadido), de lo cual se deduciría que en torno al 50% de los accidentes laborales mortales no se publican ni siquiera en los medios de comunicación o no se identifican en los mismos como accidentes de índole laboral, lo cual nos parece realmente preocupante.
  5. Observar todos los accidentes y analizarlos en su conjunto, permite adquirir una visión global de la gravedad y dimensión real del problema de la siniestralidad.

Si conoces la ocurrencia de algún otro accidente laboral grave o mortal y no lo encuentras en nuestros listados, te agradeceremos enormemente que por favor nos envíes un mensaje con los detalles del mismo (Fecha, lugar de ocurrencia y enlace a la noticia, si es que se ha publicado, o alguna descripción de lo sucedido y manera de contrastar la información que nos facilitas). 

Comunicación de accidentes no incluidos en listados SEPROSS


Ya tenemos disponibles también los correspondientes al año 2017, que pueden consultarse también trimestre a trimestre. A partir de comienzos de 2018, vamos a tratar de mantener diariamente actualizados, los accidentes graves y mortales que vayan ocurriendo.

Para consultar nuestros listados, haz click en el botón siguiente: